SUPERFICIE OCULAR

Tumores de Córnea y Conjuntiva

La neoplasia intraepitelial de córnea y conjuntiva -o como se dice por las siglas en inglés CIN, corneal intraepitelial neoplasia- es uno de los tumores más frecuentes de la superficie ocular. Clasificable dentro de los tumores malignos, consiste en una proliferación celular anormal, limitada en el epitelio, sin invasión de capas más profundas ni metástasis.

cin grande

Neoplasia intraepitelial córneo conjuntival avanzado.


Algunos de los factores de riesgo que se han asociado son:

  • La excesiva exposición a la radiación ultravioleta (UV).
  • Infección por el virus del papiloma humano (VPH).
  • Infección por el virus de la inmunodeficiencia adquirida (VIH).
  • Infección por el virus del herpes simple (VHS).

Generalmente, se ve en personas de sexo masculino, de piel blanca, que estuvieron expuestas al sol durante mucho tiempo. Por esta razón, de la misma manera que utilizamos protector solar en la piel, con el fin de prevenir la proliferación de tumores, hay que emplear anteojos que protejan los ojos de los rayos ultravioletas.

¿Cómo se diagnostica?
El aspecto clínico suele orientar bastante hacia el diagnóstico, pero deben realizarse estudios complementarios como tomografías de córnea, microscopía confocal o biopsia para llegar al diagnóstico certero.

Tratamiento
1. Tratamiento médico: en este caso, se pueden utilizar quimioterapia en gotas. Existen 2 tipos de drogas: los agentes citostáticos como la Mitomicina C y 5 Fluoracilo. Ambas son efectivas en el tratamiento del tumor, pero generan gran cantidad de efectos adversos en el paciente. El otro tipo de drogas son aquellas que aumentan la respuesta del propio paciente hacia el tumor, o sea, amplificando el sistema inmune. La principal de esta familia es el Interferón alfa 2b, muy efectiva para tratar el tumor y no produce grandes efectos adversos en la superficie ocular.

Tumor previo quimio

Paciente con tumor limbar previo quimioterapia en gotas.


Tumor postquimio

Paciente con tumor limbar post quimioterapia en gotas.


2. Tratamiento quirúrgico: consiste en la extirpación en bloque de la lesión, con crioterapia en los bordes para eliminar cualquier célula neoplásica. Es un tratamiento radical y tiene excelentes resultados.

Tumor previo cirugía

Tumor corneal extenso refractario al tratamiento quimioterápico previo cirugía.


Cirugía tumor corneal extenso con crioterapia y escisión en bloque limbo a limbo.

Tumor post cirugía

Paciente tumor corneal extenso post cirugía.


3. Tratamientos combinados: prescripción de agentes quimioterápicos antes o después de la cirugía. Se realiza para disminuir el tamaño del tumor antes de la intervención y disminuir el riesgo de recidiva.

En todos los casos, se debe evaluar el paciente, las características de la lesión y el estado de la superficie ocular para elegir el mejor tipo de tratamiento.